La plata siempre ha sido considerada un metal precioso. Pero no lo es tan solo por su valor económico, también por sus utilidades en la medicina. ¿Quieres conocer algunas de las propiedades curativas de la plata? Te las mostramos. 

Principales propiedades curativas de la plata

En registros históricos muy antiguos se habla de la utilización de la plata para contener y manipular alimentos. Era una de las maneras más higiénicas de hacerlo ya que este metal evita la proliferación de muchos microorganismos perjudiciales. 

La plata también puede utilizarse en aplicaciones médicas por sus características. Ya desde mediados del siglo XX se emplea para prevenir infecciones de bacterias, virus, microbios y hongos. Por supuesto, para que su efectividad sea la deseada y no se convierta en un producto peligroso para la salud, es necesario tratarla previamente. 

Plata en solución bebible

Para beneficiarse de las propiedades curativas de la plata es necesario controlar tanto la cantidad como el tamaño. Una de las maneras más comunes de encontrar este producto es en suspensión coloidal. Para obtener este bebible se aplica electricidad a una pieza de plata pura sumergida en agua destilada. Al aplicar la descarga se desprenden partículas de entre 0.01 y 0.001 micras. Estas son perfectamente asimiladas por el organismo y no provocan reacciones adversas siempre que se tomen en su justa cantidad. 

Plata en pastillas

Por el método anterior también se consiguen pequeñas partículas que se pueden incluir en pastillas. Pueden encontrarse grageas enriquecidas con nanopartículas de plata para fortalecer el sistema inmunológico o aliviar irritaciones e inflamaciones.

Plata en cremas

Otro formato en el que también se encuentra la plata es en cremas. En este caso también es muy importante el control del tamaño y la cantidad. Los rayos UVB pueden incidir negativamente si la concentración es superior a 0,02 partes por millón. En este caso, los queratinocitos provocan destrucción celular. Por debajo de esa cantidad no hay citotoxicidad porque las nanopartículas se vuelven estables. 

Plata en apósitos

La plata en apósitos es la forma más efectiva de utilizar este metal con fines médicos. A diferencia de los casos anteriores, el efecto es externo y por tanto tiene una forma diferente. Las partículas de plata se mezclan con el exudado, gelificando y ayudando a la cicatrización de la herida. 

Además de promover la cicatrización, las partículas de plata contenidas en el apósito en forma de sal o sulfadiazina minimizan el riesgo de infección. No permiten la proliferación de bacterias, hongos y otros patógenos, manteniéndola esterilizada durante todo el proceso que conlleva la curación. Este tratamiento reduce la necesidad de cambiar frecuentemente el vendaje y desinfectar la herida cada poco tiempo.  

Te recomendamos PolyMem, aprovecha las propiedades curativas de la plata incluyéndola en algunos de nuestros apósitos. Se pueden utilizar para tratar aquellas heridas con alto riesgo de infección o difícil cicatrización como úlceras, quemaduras y algunos tipos de heridas abiertas. Además, están disponibles en diferentes tamaños y grosores, para que sea más fácil adaptarlas a la lesión.

Puedes leer también: ¿Puede un apósito no medicamentado reducir la sensación de dolor?