Las quemaduras de primer y segundo grado superficial son heridas especialmente dolorosas. Los apósitos para quemaduras PolyMem® están especialmente indicados para estos tipos de heridas porque:

Reducen considerablemente el dolor y por lo tanto la necesidad de analgésicos

Se adaptan fácilmente a zonas complicadas de tratar como cara, cuellos, etc.

Son atraumáticos y fáciles de retirar una vez saturados

Mejoran la cicatrización de la lesión

Quemaduras

Las quemaduras son lesiones corporales producidas por el aumento de la energía térmica. Estas lesiones no siempre se producen por el contacto directo o indirecto con el calor (quemaduras térmicas), sino que también pueden estar provocadas por ácidos (químicas), electricidad (eléctricas) o por las radiaciones solar o ionizante.

Grados de quemaduras

La profundidad depende de las capas de la piel que han resultado lesionadas y permite una clasificación en tres tipos: quemaduras de primer grado, quemaduras de segundo grado y quemaduras de tercer grado. La profundidad y la superficie que abarca son factores determinantes a la hora de determinar cómo curar una quemadura.

Quemaduras de
Primer Grado

En las quemaduras de primer grado la epidermis, capa externa de la piel, está íntegra o presenta una lesión leve. Aunque son las quemaduras menos profundas, se caracterizan por un enrojecimiento dermatológico, que se vuelve doloroso y ligeramente edematoso.

check-ok Los apósitos cicatrizantes PolyMem® están indicados para el tratamiento de quemaduras de primer grado ya que contribuyen a la reducción de las molestias, al inhibir la acción de ciertas fibras nerviosas que recogen la sensación dolorosa de la zona inflamatoria y los tejidos dañados.

Quemaduras de
Segundo Grado

Las quemaduras de segundo grado son más profundas que las de primer grado y afectan a la dermis. Podemos diferenciar dos tipos de quemaduras de segundo grado:
Superficiales: Muy dolorosas y con ampollas. Tienden a la epitelización y a la reparación espontánea sin secuelas.
Profundas: Afecta a la capa regenerativa de la piel, en la dermis. Suelen ser manchas rojas punteadas sobre un fondo blanquecino. Su recuperación es más lenta y suelen dejar cicatrices hipertróficas.

check-ok PolyMem® es un tratamiento muy efectivo en quemaduras de segundo grado superficiales, ya que contribuye a la reducción del dolor, a la vez que contribuyen en el proceso de cicatrización de la herida causada por la ampolla.

Quemaduras de
Tercer Grado

Por último, las quemaduras de tercer grado o de espesor total afectan a las capas profundas de la piel y suponen la destrucción completa de la epidermis y dermis. 

Se caracterizan por su dureza y sequedad y pueden tener una coloración blanquecina u oscura. Muchas de ellas precisan de intervención quirúrgica, incluso de un injerto para su recuperación.

Como hemos indicado, al tratarse de un grado en el que no se experimenta dolor, se recomienda esperar a la evolución de la quemadura para usar PolyMem®.

Cómo tratar una quemadura con Polymem®

Los apósitos PolyMem® se presentan como una solución para el tratamiento de las quemaduras de primer y segundo grado superficial. Su gran ventaja es que reducen considerablemente el dolor y, por lo tanto, la necesidad de tomar analgésicos durante el tratamiento de estas heridas, que se caracterizan por ser muy dolorosas.

Los apósitos PolyMem® son atraumáticos, no se adhieren al lecho de la herida y son muy fáciles de retirar una vez saturados, evitando las molestias al retirarlos en estas lesiones especialmente dolorosas.

Los apósitos de membrana polimérica han demostrado ser una respuesta eficaz en el tratamiento y cuidado de las heridas por quemaduras también en zonas tan complicadas de tratar como la cara. Debido a su flexibilidad se adaptan fácilmente a zonas complicadas de tratar, como puede ser la cara o el cuello.

Plata para quemaduras

Las quemaduras provocan que la piel sea especialmente vulnerable a la infección bacteriana. Por ello, los apósitos de plata de membrana polimérica, PolyMem® Silver, suponen una buena solución para tratar este tipo de heridas gracias a los beneficios antimicrobianos de la plata.

Injertos de piel y donaciones

Los injertos de piel se suelen utilizar como tratamiento para: quemaduras, pérdida de piel por infección cutánea, cirugía para el cáncer de piel, úlceras graves que no mejoran, heridas muy grandes o bien después de una mastectomía o una amputación.

Un injerto de piel es un parche cutáneo que se extrae quirúrgicamente de un área del cuerpo (Zona donante) y se trasplanta o se pega a otra área (Zona receptora).  Llamamos colgajo cutáneo a la piel y tejido celular subcutáneo que se trasplanta de una parte del cuerpo a otra. Los apósitos PolyMem nos pueden servir para tratar ambas zonas.

Cuidados postoperatorios en injertos de piel

El sangrado, el dolor y el exudado continuo de la herida son algunos de los síntomas del injerto de piel y de sus zonas donantes.

PolyMem® està indicado en el postoperatorio de injertos de piel, tanto en la zona donante como en la receptora. Facilita el proceso de cicatrización  ayudando a los cuidados básicos: protege la zona mientras cura, mantiene el grado óptimo de humedad en el lecho,  elimina la necesidad de limpiarla en los cambios de apósito, con los beneficios que conlleva para el bienestar del paciente, reduce notablemente el dolor y acelera el proceso de cicatrización

Beneficios del apósito PolyMem® en injertos de piel

Reducción del dolor. La formulación de PolyMem® ayuda a inhibir la acción de ciertas fibras nerviosas que recogen la sensación dolorosa de la zona inflamatoria y los tejidos dañados. PolyMem® ayuda a reducir notablemente el dolor en las zonas donantes, las cuales suelen ser más dolorosas debido a que las terminaciones nerviosas acaban de quedar expuestas.

Disminución del uso de analgésicos. La disminución de la sensación de dolor redunda en la mayoría de ocasiones en la reducción de toma de analgésicos.

Limpieza continua de la herida. Debido a la limpieza continua que proporciona PolyMem® en la herida no es necesaria la limpieza en los cambios de apósito, cuya frecuencia también se reduce, evitando así más dolor.

Atraumáticos. No se adhieren al lecho de la herida y son muy fáciles de retirar una vez saturados, evitando las molestias al retirarlos en estas lesiones especialmente dolorosas.

La movilización del paciente se produce más rápido.

Reducción del tiempo de regeneración de la piel.

Reducción de las infecciones en las zonas donantes.

Casos Clínicos con Polymem®

Zonas donantes 6 años de experiencias y 1200 casos (EWMA 2011) – Centro Médico Scheba (Israel), Centro Médico Newton (Kansas, EEUU.)

Casos para desarrollar nuevos protocolos en unidad de quemados (EWMA 2013) – Clínica Privada (Finlandia)

Uso de plata en quemaduras y heridas quirúrgicas de difícil cicatrización – Hospital South Manchester (UK)

Casos de quemaduras faciales de 2º Grado (EWMA 2011) – Centro Médico Scheba (Israel)

Cirugía estética de 23 pacientes (EWMA 2013) – Baden (Austria)

Uso de apósitos de plata en quemados (EWMA 2009) – Hospital Sout Manchester (UK)

Abrir chat
0
CARRITO
  • No products in the cart.