Seleccionar página

En el post de esta semana hablamos de la cura en ambiente húmedo aplicada desde el inicio, desde la producción de la herida y su primer tratamiento: la cura en ambiente húmedo en Urgencias. Es un nivel asistencial donde no solemos aplicar la cura en ambiente húmedo y hoy trataremos de valorar la importancia de aplicar un apósito de cura adecuado desde la primera cura.

¿Qué es la cura húmeda?

La cura en ambiente húmedo es un concepto que ha cambiado el manejo de las heridas. En 1962, George Winters sugirió que, cuando las heridas se exponían a un ambiente húmedo, el proceso de cicatrización era más rápido que en un ambiente seco.

La cura en ambiente húmedo consiste en el mantenimiento del nivel de humedad, pH, nutrientes, etc. en el lecho de la herida mediante el aislamiento de la herida del exterior, favoreciendo el proceso de cicatrización.

Beneficios que aporta:cura-humeda-en-urgencias

  • Reducción de los tiempos de cicatrización.
  • Aumento del aporte de oxígeno y nutrientes.
  • Control de la humedad en el lecho de la herida.
  • Creación de un ambiente bacteriostático mediante la acidificación del pH de la zona.
  • Facilita la migración celular.

Importancia de las heridas en Urgencias

Desde úlceras o quemaduras, hasta las laceraciones más extensas, el servicio de Urgencias tanto intra como extrahospitalarias atiende heridas de toda clase.

Las heridas ocupan un porcentaje elevado de la demanda de asistencia de urgencias, tanto hospitalaria como extrahospitalaria. Además, muchos de los pacientes traumáticos asocian heridas a sus lesiones primarias.

La importancia de la cura en ambiente húmedo desde el inicio radica en que el tratamiento correcto y precoz de las lesiones reduce el tiempo de cicatrización. Si las condiciones adecuadas se producen desde prácticamente el momento de la lesión, aumenta la posibilidad de controlar los factores negativos, tal como infección, inflamación, etc., que producen un retraso en la cicatrización.

Un correcto tratamiento de la lesión se inicia en un adecuado lavado, con suero o agua, para eliminar todos los cuerpos extraños o restos del agente causal del lecho de la lesión sin lesionar el mismo lecho.

La presión más adecuada para el lavado es la ejercida sobre la herida que se localiza en el rango entre las 0.8 y 1 atmósferas. Los dispositivos de lavado más comunes que ejercen la presión indicada son los irrigadores de suero fisiológico tipo “acordeón”, pero también hay soluciones que han demostrado reducir la inflamación y la lesión del lecho, como por ejemplo el uso de jeringa de 10cc con catéter de 22G.

Además del lavado y el control de la inflamación, es importante el control del dolor. La administración de medicación oral o endovenosa es el método habitual, pero existen formas de control de dolor únicamente en el lecho de la lesiones: la lidocaína tópica, en gel o fomento, así como el sevoflurano (gas anestésico) tópico. Realizar una cura y que esta resulte dolorosa es evitable, así como el dolor posterior.

Una vez limpiada, y eliminados los posibles condicionantes que retrasarían la cicatrización, la aplicación de cura en ambiente húmedo proporciona la situación más adecuada para el cierre de la lesión. Aplicada desde el inicio, reduce los cambios de apósito, modula las sustancias que regulan la cicatrización y mejora la percepción del paciente de un progreso adecuado de su lesión.

Polymem y las heridas en Urgencias

Desde el preciso momento de la lesión del tejido, atendido precozmente, los apósitos Polymem aportan beneficios al tratamiento:

  • Control de la inflamación. Los apósitos Polymem controlan los factores inflamatorios, de tal manera que al reducirse la propagación de la inflamación, mejora la resolución de la lesión en un corto plazo.
  • Elimina la necesidad del lavado de la lesión posteriormente. Una adecuada limpieza de la lesión en una primera atención elimina los riesgos de infección, y la aplicación de Polymem posterior, con la acción del surfactante mantiene limpio el lecho de la lesión.
  • Reducen el dolor nociceptivo. El apósito reduce el sodio en el lecho de la herida, además de inhibir la acción de determinadas fibras nerviosas responsables de la transmisión del dolor.
Abrir chat
0
CARRITO
  • No products in the cart.