Seleccionar página

Viruela del mono, una zoonosis en nuestro medio

Pese a ser un blog sobre heridas, lesiones y curas, queremos también abarcar temas sanitarios de actualidad. En los últimos meses, y quizás condicionados por la reciente y actual pandemia COVID, es un tema recurrente en medios de comunicación, redes sociales, etc.

En este post vamos a intentar aclarar términos y resaltar la importancia de la viruela del mono, una zoonosis en nuestro medio.

¿Qué es una zoonosis?

Una zoonosis es un grupo de enfermedades de los animales que son transmitidas al hombre por contagio directo con el animal enfermo, a través de algún fluido corporal como orina o saliva, o mediante la presencia de algún intermediario como pueden ser los mosquitos u otros insectos. Hay más de 200 descritas, tan conocidas como la toxoplasmosis o la salmonelosis.

En el caso de la viruela del mono, o viruela del simio, se trata de un virus de la familia Poxviridae, del género Orthopoxvirus. Existen varios hospedadores del virus de la viruela del simio, como ardillas listadas, ardillas arborícolas, ratas de Gambia, lirones enanos africanos, primates no humanos y otras especies. Aún hay dudas en cuanto a la evolución natural de la viruela del simio, y se necesitan más estudios para identificar el reservorio exacto del virus y la forma en que se mantiene en circulación en la naturaleza.

Epidemiología y transmisión

En el momento actual, y desde el brote en Nigeria en 2017, el número de casos en África ha ido en aumento, llegando a 2022 con una transmisión comunitaria en países no endémicos de la enfermedad, llegando a transmisión de persona a persona. Puede producirse por contacto estrecho con secreciones de las vías respiratorias o lesiones cutáneas de una persona infectada, o con objetos contaminados recientemente y, aunque ciertos medios han intentado asociarlo a una trasmisión sexual, la evidencia científica no respalda esta afirmación.

Síntomas

Para poder distinguir correctamente la enfermedad, en los primeros 5 días de la infección suele aparecer fiebre, mialgias, artralgias y astenia. Posteriormente, la evolución es hacia una aparición de una erupción en cara y tronco en forma de mácula, pápula, vesículas o pústulas, principalmente en cara y palmas de manos y pies. Lo más característico en esta variante de viruela es la erupción peribucal y perianal.

La evolución suele ser leve, con resolución de la sintomatología en pocos días. En casos más complejos, pueden producir sobreinfecciones bacterianas, asociando neumonías como desarrollo más grave, así como sobreinfecciones de las lesiones locales. La tasa de letalidad es de un 2-3% actualmente, aunque su transmisibilidad es menor que otras

enfermedades. En la mayor parte de los casos el desarrollo de la enfermedad cursa con síntomas leves y sin secuelas.

Tratamiento

El tratamiento de la viruela del simio se basa en mantener una correcta hidratación, una ingesta alimentaria adecuada y el control de la fiebre si aparece mediante antitérmicos. En caso de sobreinfecciones bacterianas, el tratamiento es mediante antibióticos. Las lesiones locales, en caso de infección, pueden ser tratadas mediante antibióticos o bien mediante apósitos de cura tópica, valoradas previamente por un profesional sanitario. Una de las opciones a valorar para la cura podrían ser los apósitos Polymem.

En resumen, la viruela del mono es una infección vírica transmitida por animales con casos de transmisión entre humanos, sin estar asociado a ningún grupo de población específico. Cursa con síntomas leves, siendo característica la aparición de erupción vesiculosa cutánea, y en pocos casos presentan sobreinfecciones de gravedad. El tratamiento es sintomático y la resolución en 7 a 14 días.

Entrada anterior: Quemaduras solares

0
CARRITO
  • No products in the cart.