Seleccionar página

Tuberculosis cutánea, del pulmón a la piel

Asociado comúnmente a una afectación pulmonar, la tuberculosis es una enfermedad que puede asociar manifestaciones en la piel, producidas por el mismo patógeno.

En el post de hoy hablaremos de la tuberculosis cutánea, del pulmón a la piel.

¿Qué es la tuberculosis cutánea?

El término tuberculosis extrapulmonar se utiliza para describir aquella situación en que existe infección por Mycobacterium tuberculosis o Mycobacterium bovis en cualquier órgano o tejido fuera del pulmón.

Las formas extrapulmonares, incluyendo la tuberculosis cutánea, representan el 10-20 % de todos los casos; es la causa alrededor del 1,5 % de todas las formas de tuberculosis y es responsable del 0,1% al 1 % de todos los desórdenes cutáneos. Se estima que 1.700 millones de personas están infectados por el bacilo de la tuberculosis, manifiesten o no alguna forma clínica de la enfermedad.

En la actualidad, el aumento de casos de tuberculosis y de tuberculosis cutánea suele ir ligado a la infección por VIH, a movimientos migratorios y al aumento de personas institucionalizadas.

¿Cómo se manifiesta la tuberculosis pulmonar?

Existen varias presentaciones y diversos tipos de lesiones asociadas a la tuberculosis cutánea, que pueden ser causadas bien por inoculación directa o bien por diseminación de una infección primaria de otro órgano, principalmente el pulmón.

A continuación haremos un pequeño resúmen:

  • Infección exógena:

○    Chancro tuberculoso. Inoculación primaria de TBC cutánea (en un individuo que no se encuentra sensibilizado), ocurre frecuentemente en trabajadores de la salud o en laboratorios, que se infectan con material contaminado, o en niños que no han sido vacunados y tienen contacto con personas con TBC pulmonar. También se ha descrito en heridas operatorias, tatuajes, piercing, y luego de respiración artificial boca a boca. En el sitio de inoculación hay discontinuidad de la barrera cutánea (abrasiones, heridas, forúnculos) La base de la úlcera es generalmente gruesa, granular, con tendencia al sangrado, de color rojo oscuro y sus bordes son indurados e irregulares. Es indolora.

○    Tuberculosis verrucosa cutis. Usualmente comienza como una pápula o nódulo hiperqueratósico, verrucoso e indurado; progresa lentamente, de manera serpiginosa, resultando una placa roja-café, verrucosa, solitaria, indolora, de bordes irregulares.

  • Infección endógena:

○    Lupus vulgar: Corresponde a una placa café rojiza, de lento crecimiento con borde verrucoso levemente levantado y atrofia central.

○    Tuberculosis miliar. Se observa en el contexto de una tuberculosis diseminada, principalmente en contexto de coinfección por VIH

○    Abscesos fríos. Son producto de la diseminación metastásica, vía hematógena, de micobacterias latentes, formando abscesos en las extremidades o el tronco.

○    Tuberculides pápulo-necróticas. Son múltiples pápulas rojas oscuras, que pueden volverse costrosas o ulceradas

Polymem y las lesiones cutáneas de la tuberculosis.

Como ya comentamos en el artículo sobre la úlcera de Buruli (enlace), los apósitos Polymem pueden ser utilizados en este tipo de lesiones. Facilitan la cicatrización y el control de la infección, en combinación con el tratamiento antibiótico, gracias principalmente a la acción del surfactante; El surfactante reduce la proliferación bacteriana, inhibe la producción de biopelícula y es un adyuvante para el manejo de la colonización e infección bacteriana.

No podemos olvidar que los apósitos son un adyuvante al tratamiento de las lesiones ulceradas, pero que la curación será a través de la combinación de antibióticos para el tratamiento del Mycobacterium.

0
CARRITO
  • No products in the cart.