Cajas Polymem Silver

Terapia de presión negativa

La Terapia de Presión Negativa (TPN) es un procedimiento terapéutico para tratar diferentes tipos de heridas crónicas o heridas agudas, como pueden ser las úlceras, mediante un moderno dispositivo con el que se acelera la cicatrización.

Los apósitos hidrocoloides PolyMem suponen una innovación en el tratamiento por presión negativa, ya que están específicamente diseñados para no adherirse a una herida abierta y para reducir el dolor de la herida crónica y durante el postoperatorio. Así, los parches para terapia de presión negativa trabajan en la reducción de la cantidad de inflamación en los tejidos si se aplican en contacto con las heridas abiertas y la piel de las lesiones.

Pero el principal punto diferencial de estos apósitos cicatrizantes es la reducción del dolor, que paralelamente mejora la curación del paciente, al disminuir la necesidad de tomar analgésicos o incluso evitando que el paciente sea sedado en el cambio de apósito, práctica muy habitual en este tipo de procedimiento.

COMPRAR YA

¿Cómo funciona la terapia de presión negativa?

En algunas heridas crónicas y agudas, elementos como la carga bacteriana, el edema o el exudado forman barreras que ralentizan el proceso de cicatrización. La terapia de presión negativa se aplica sobre el lecho de la herida con el objetivo de eliminar el edema y abrir los capilares, aumentando el aporte sanguíneo.

Es decir, el sistema de presión negativa permite eliminar el exudado y acelerar así la cicatrización gracias a la estimulación de la formación del tejido de granulación, que se forma generalmente en las partes blandas para rellenar los espacios muertos.

Esta terapia está indicada para heridas infectadas, pérdidas de sustancia amplias, injertos, úlceras de miembros inferiores, úlceras por presión, algunos tipos de quemaduras, pie diabético o heridas abiertas por linforragia persistente.

Terapia de presión negativa TPN

TPN con Polymem

¿Cómo contribuyen los apósitos hidrocoloides en la terapia negativa? Para este tipo de técnica el apósito utilizado es el PolyMem WIC, diseñado para que ambas caras del mismo puedan estar en contacto con el lecho de la herida y que es ideal para heridas cavitadas. A la hora de aplicarlo, toda la superficie de la herida tiene que estar cubierta con el apósito de membrana polimérica, que a su vez se recubre con la espuma negra utilizada en la terapia por presión negativa.

Después de la cobertura de toda la superficie de la herida, es necesario dejar un trozo de apósito que sobresalga de la espuma negra para observar el cambio de color. Con el paso de los días el apósito pierde su color inicial y adquiere uno pálido, lo que indica que ha llegado el momento de cambio de apósito.

El apósito abarca la superficie de la herida en la cavidad para evitar que el tejido de granulación sea invadido y facilitar los cambios de apósito más sencillos, rápidos y, sobre todo, indoloros para el paciente. Además, el parche no se adhiere al  tejido de granulación, lo que provoca que parte de este tejido tan importante para la cicatrización no se pierda en el cambio de apósito.

Beneficios de PolyMem en TPN

Según los casos clínicos, el apósito PolyMem utilizado junto a la TPN aporta los siguientes beneficios:

  • Reducción del dolor. Los apósitos que se adhieren al lecho de la herida generan dolor y molestias cuando se deben retirar. La ventaja de PolyMem es que no se adhiere a este lecho y además el periodo de uso de este parche hidrocoloide es mayor, aumentando la periodicidad del cambio.

  • Aumento de la comodidad del paciente

  • Curación más rápida

  • Menos cambios de apósito para lograr el cierre de la herida con injertos cutáneos o colgajos.

  • Reducción de costes hospitalarios. Derivados de un menor cambio de apósitos, menos injertos cutáneos, alta hospitalaria más rápida o eliminación de la programación de emergencia del quirófano para realizar cambios de apósitos en TPN imprevistos.

Ventajas de la Terapia de presión negativa

Ventajas de la TPN

La terapia de presión negativa en heridas crónicas y agudas presenta principalmente las siguientes ventajas:

  • Promueve la formación del tejido de granulación

  • Mejora la circulación sanguínea en el lecho de la herida

  • Promueve la contracción de la herida

  • Reduce el edema de la herida

  • Mayor eficacia respecto a curas convencionales y menor necesidad de curas

  • Mayor confort del paciente

  • Eficiente especialmente en heridas infectadas y con exposición de material protésico

A estas ventajas se unen las del apósito para heridas PolyMem WIC en terapia de presión negativa, que se basa en la atención sanitaria centrada en los resultados de los pacientes.

CASOS CLÍNICOS

úlcera por presión

Eficacia en la cura de heridas combinando apósitos poliméricos con presión negativa (EWMA 2011) – Viena (Austria)

úlcera por presión 2

Evaluacion de 4 años de tratamiento eficaz del sindrome compartimental combinando apositos poliméricos y presión negativa – Roeselare-Menen (Belgica)

Uso de cookies Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. Aceptar