Apósitos para injertos

Apósitos para injertos de piel y donaciones

El parche cutáneo PolyMem está indicado en el postoperatorio de injertos de piel ya que reduce notablemente el dolor de las heridas, que tanto en la zona donante como en la receptora pueden resultar muy lacerantes. Paralelamente, mantiene el grado óptimo de humedad en la herida y elimina la necesidad de limpiarla en los cambios de apósito, con los beneficios que conlleva para el bienestar del paciente.

En los cuidados posoperatorios de los injertos de piel se suelen usar los apósitos especiales PolyMem WIC y PolyMem MAX combinados. El primero está especialmente diseñado para que ambas caras del mismo puedan estar en contacto con el lecho de la herida, mientras que el segundo es una versión más gruesa, ideal para heridas de un gran exudado y heridas en su fase inicial de curación. Cuando la herida ha mejorado se puede pasar a la versión convencional del apósito.

COMPRAR YA
Injerto de piel

Los injertos de piel y las donaciones

Un injerto de piel es un segmento de dermis y epidermis que ha sido completamente separado de su sitio donante y de su nutrición vascular para ser trasplantado a otra parte del cuerpo, la zona receptora. Después del trasplante, denominamos colgajos de piel o colgajos cutáneos a la masa de tejido vivo separado de su lecho inicial pero que mantiene una conexión principal a través de la cual recibe la nutrición. Es decir, un colgajo cutáneo es la piel y tejido celular subcutáneo que se trasplanta de una parte del cuerpo a otra.

Los injertos de piel se suelen utilizar para ayudar a sanar quemaduras, pérdida de piel por infección cutánea, cirugía para el cáncer de piel, úlceras graves que no mejoran, en heridas muy grandes o bien después de una mastectomía o una amputación. Los injertos de piel por quemaduras son unos de los más habituales.

Aunque existen diferentes tipos, los más comunes y en los que se registra habitualmente el uso del apósito hidrocoloide PolyMem es en los injertos autólogos o autoinjertos, que se realizan con piel obtenida de una zona donante del propio paciente. En otros casos,  también se llevan a cabo los denominados como aloinjertos o injertos de piel obtenida de otra persona donante.

Complicaciones en injertos de piel

  • Hemorragia. Aunque la zona donante puede ser cualquier parte del cuerpo, en la mayoría de los casos la piel se suele tomar de los glúteos o la parte interior del muslo, al ser lugares menos expuestos. Sin embargo, se trata de una zona de abundante sangrado, uno de los síntomas habituales después de un injerto de piel.

  • Infección de las heridas en zona receptora o donante.

  • Mala curación de la piel.

  • Limitación de movimiento de las extremidades por interferencia del tejido.

Beneficios del apósito PolyMem en injertos de piel

  • Reducción del dolor. La formulación del parche cutáneo ayuda a inhibir la acción de ciertas fibras nerviosas que recogen la sensación dolorosa de la zona inflamatoria y los tejidos dañados. Estos apósitos para injertos ayudan a reducir notablemente el dolor en las zonas donantes, donde con frecuencia se sufre más que en la herida del injerto, debido a que las terminaciones nerviosas acaban de quedar expuestas.

  • Limpieza continua de la herida. Debido a la limpieza continua que activa PolyMem en la herida no es necesaria la limpieza en los cambios de apósito, cuya frecuencia también se reduce, evitando así más dolor.

  • No se adhiere a la herida. La glicerina, junto con otros componentes, asegura que el apósito no se adhiera a la herida.

  • Disminución del uso de analgésicos. La disminución de la sensación de dolor redunda en la mayoría de ocasiones en la reducción de toma de analgésicos.

  • La movilización del paciente se produce más rápido.

  • Reducción del tiempo de regeneración de la  piel después de su pérdida (epitelación).

  • Reducción de las infecciones en las zonas donantes.

Apósitos para injertos cutáneos

Cuidados postoperatorios en injertos de piel

El sangrado, el dolor y el drenaje continuo de la herida son algunos de los síntomas del injerto de piel y de sus zonas donantes. Para facilitar el proceso de curación, nuestro apósito cicatrizante ayuda a los cuidados básicos en el postoperatorio de injerto de piel: proteger la zona mientras sana y absorber los líquidos de la herida. A ello se suma la característica más apreciada de los pacientes con colgajos cutáneos: la reducción de dolor durante el proceso de sanación.

CASOS CLÍNICOS

Polymem con quemaduras

Zonas Donantes 6 años de experiencias y 1200 casos (EWMA 2011) – Centro Medico Scheba (Israel), Centro Medico Newton (Kansas, EEUU.)

Uso de cookies Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. Aceptar