Seleccionar página

Puede resultar sorprendente que, en un blog sobre heridas y apósitos, se hable de cómo aproximar los bordes de la herida sin utilizar ningún apósito: ¿una solución rápida y fácil? En la entrada del blog de hoy hablaremos sobre las suturas, qué son, qué tipos hay y sus materiales, cuándo se pueden utilizar y por último… ¿puede un apósito de cura húmeda tener utilidad en una sutura?

¿Qué son las suturas?

Este procedimiento puede definirse como la aproximación de los bordes de una herida por medio de puntos, utilizando material adecuado, instrumental quirúrgico y agujas adecuadas dependiendo del área lesionada, para lograr el cierre de una herida que, por sí misma, no podría cerrarse en un corto plazo de tiempo (1 a 3 días)

 

Tipos de suturas

  • Con hilo de sutura: absorbible o no
  • Grapas de acero inoxidable
  • Sutura adhesiva: esparadrapo
  • Adhesivos tisulares: pegamento

Las suturas con hilo pueden dividirse dependiendo de si son absorbibles o no, es decir, de si el tejido degrada el material de la sutura en unos días evitando así la retirada posterior de los puntos o si por el contrario es necesario que un profesional retire la sutura.

Las suturas de hilo absorbibles pueden dividirse según su orígen: animal (Catgut: colágeno animal) o sintético (poliéster o poligliconato), mientras que las no absorbibles se fabrican a partir de tejidos como la seda, el lino o el algodón (naturales), además de acero, poliéster o nylon (sintéticas)

Las grapas quirúrgicas se fabrican con acero inoxidable.

Tanto hilo como grapas son los materiales más utilizados, siendo más rápido para el cierre de heridas el uso de grapas, mientras que el hilo aporta mayor precisión. Las grapas se utilizan principalmente para heridas grandes y poco complejas, mientras que los hilos se emplean más en heridas complejas pero de poca extensión.

Otros materiales empleados son las suturas adhesivas mediante esparadrapo encolado, para heridas con poca tensión y poca extensión, o el pegamento (principalmente cianoacrilato) en el mismo tipo de heridas. Ambas aportan una mayor rapidez en la aplicación frente a las grapas e hilos de sutura.

¿Cuándo suturar una herida?

Las heridas que requieren sutura suelen ser heridas agudas, incisas, punzantes, avulsivas o quirúrgicas. El principal factor a tener en cuenta de las heridas a la hora de la sutura es la contaminación de las mismas: la visible y la invisible.

La visible consistiría en las partículas de material en el lecho de la herida, mientras que la invisible va íntimamente ligada al tiempo de evolución de la herida. Una herida limpia, en un ambiente aséptico, se coloniza por migración bacteriana con el paso del tiempo.
En definitiva, la sutura de las heridas causadas por objetos limpios y afilados puede realizarse en cualquier momento desde el momento de la lesión hasta las 12 – 18 horas posteriores. Las heridas de la cabeza y el cuello pueden suturarse hasta 24 horas después de una lesión debido a la elevada vascularización de la cara y el cuero cabelludo, según las revisiones de Uptodate.

F¿Puede un apósito de cura húmeda ayudar en las suturas?

Los apósitos de cura húmeda PolyMem modulan la respuesta inflamatoria de las heridas abiertas y/o cerradas. La gama de apósitos Polymem Surgical (cesárea, rodilla y cadera ) ayudan con la recuperación del tejido cicatrizal de las heridas quirúrgicas desde el minuto cero. Cuando se coloca directamente en la sala de operaciones, reduce la inflamación, los hematomas, controla el dolor nociceptivo y gestiona la posibles fugas de exudado, controlando el riesgo de infección .

La reducción de la inflamación y de las posibilidades de infección ayudan a reducir el dolor y favorecer la cicatrización, proporcionando mejoras estéticas y sanitarias.

Puedes leer también: Apósitos para heridas de grandes superficies: PolyMem

 

 

Abrir chat
0
CARRITO
  • No products in the cart.