Dentro de los diferentes tipos de quemaduras que se pueden producir en el organismo están las térmicas, las eléctricas, por radiación o las químicas. En esta nota de blog hablaremos de las quemaduras químicas. Te mostraremos cómo son y la forma correcta de tratarlas.

Quemaduras químicas¿Qué son las quemaduras químicas?

Las quemaduras químicas se producen por el contacto directo de un agente químico con la piel y otros órganos del cuerpo. La gravedad de los daños dependerá de varios factores, como el tiempo de exposición al producto, la composición o la concentración de la sustancia.

No todos los productos que producen daños por quemaduras reaccionan de la misma manera o en el mismo tiempo. Hay que diferenciar tanto el tipo como el efecto que tiene sobre los tejidos. Tampoco las consecuencias serán las mismas dependiendo cuál sea la zona afectada; el sistema nervioso, el sistema respiratorio, el sistema digestivo, el sistema tegumentario…

En cuanto a los tipos de quemaduras químicas, se dividen en los siguientes grupos:

  • Por bases. Son las más peligrosas y corrosivas. Se trata de sustancias aceptoras cuyos valores pueden variar entre 7 y 14 de pH. Cuando es superior a 11,5 se produce necrosis por licuefacción.
  • Por ácidos. Se trata de sustancias donantes de protones que liberan iones de hidrógeno y pueden bajar el pH de 7 a 0. Por debajo de 2 se produce necrosis por coagulación.
  • Por soluciones orgánicas. Disuelven las membrabas lipídicas de las células y alteran su estructura proteica, destruyéndolas.
  • Por soluciones inorgánicas. Generan daño tisular. Las sales ácidas reaccionan en contacto con la piel generando una respuesta exotérmica que quema la piel.

En lo que tiene que ver con el cómo reaccionan las sustancias en el organismo, cada una tiene un efecto distinto. Pueden ser los siguientes:

  • Reducción. Reduce los enlaces de los grupos amino de los aminoácidos y produce desnaturalización proteica.
  • Oxidación. Los ácidos con efecto oxidante desnaturalizan las proteínas celulares por inserción molecular de iones, oxígeno, sulfuros y otras sustancias halogenadas.
  • Corrosión: Desnaturalización de las proteínas de las células presentes en los órganos con los que los químicos entran en contacto.
  • Deshidratación. Absorben el agua de las células.
  • Efecto vesicante. Generan irritación y ampollas.
  • Venenos celulares y protoplásmicos. Alteran la composición de las células por formación de ésteres.

¿Cómo tratar las quemaduras químicas?

Si ocurre una quemadura del tipo químico hay que actuar con rapidez. Lo primero es eliminar aquellas fuentes que pudiesen almacenar restos de esas sustancias. Por ejemplo, la ropa. Eso sí, teniendo cuidado de no extender el producto por otras partes del cuerpo y hacer más grave el problema.

A continuación, es necesario irrigar agua abundante o suero sobre la quemadura. Ha de hacerse durante al menos 30 minutos. Se deben evitar los neutralizantes porque no son más efectivos que el agua y podrían crear una reacción química peor que la primera.

Ya en el hospital, se procederá al desbridamiento de la lesión en la piel y su posterior cobertura para evitar infecciones y facilitar la cicatrización. En algunos casos es precisa la extirpación de la parte afectadas y cirugía reconstructiva. En cualquier caso, la cobertura con apósitos es muy importante cuando se sufren quemaduras químicas. En Polymem disponemos de apósitos con plata y otros ideados específicamente para el tratamiento de quemaduras.