Entre los diferentes tipos de heridas quirúrgicas se encuentran las producidas por cesáreas. Cuando el parto supone un riesgo para el bebé o para la madre, se recurre a esta técnica. Se lleva a cabo por medio de una incisión quirúrgica en el abdomen y el útero, de manera que el pequeño pueda salir por ahí, en lugar de hacerlo por la vagina. Para evitar complicaciones posteriores, es muy importante suministrar una serie de cuidados, entre ellos utilizar apósitos para cesáreas.

Riesgos de no utilizar apósitos para cesáreas

La cesárea es un medio alternativo al parto natural que no está exento de riesgos. Se estima que la cantidad de partos por este medio no superan el 25 % en algunos países, aunque en el caso de los países desarrollados tan solo representan un 10 o 15 % del total.

En el pasado, el índice de supervivencia de la madre era realmente bajo. Durante el siglo XIX tan solo un 15 % de las mujeres sobrevivía a la operación. Entre los problemas a los que se enfrentaban estas mujeres estaban la falta de medidas higiénicas apropiadas, la complejidad de la intervención uterina, la falta de antibióticos para tratar una herida infectada, la orientación de la incisión, que provocaba un sangrado especialmente abundante y la falta de apósitos para cesáreas apropiados que ayuden a la recuperación.

Se cree que también existe riesgo para los bebés. Si bien es cierto que una cesárea salvará sus vidas en caso de necesidad, puede tener algunos efectos secundarios en el pequeño. Por ejemplo, puede que le cueste más comenzar a respirar inicialmente. Además, es posible que a la madre tenga problemas para alimentarlo por el dolor de la herida. También se cree que hay una mayor posibilidad de que sufran asma y que tengan un sistema inmunitario algo más deficiente.

Hoy en día, los riesgos son menores. Los avances en la rama quirúrgica minimizan al máximo estos riesgos. El parto natural sigue siendo la mejor opción, pero, si no es posible, el riesgo de mortalidad o complicaciones graves es muy bajo.

cesárea

Beneficios de utilizar los apósitos para cesáreas

La utilización de los apósitos para cesáreas y heridas de cirugía mayor es una gran ayuda para la recuperación. Utilizar un buen apósito evita algunos de los problemas que puede acarrear este tipo de intervención. Estos son tan solo algunos.

  • Evita el riesgo de infección. La composición de los apósitos para cesáreas de PolyMem reduce la exposición de la herida a elementos indeseados que pueden causar infecciones.
  • Protege la zona afectada. La zona queda cubierta y protegida, evitando rozaduras y desgarros.
  • Favorece la cicatrización. La cicatrización de heridas producidas por la cesárea es mucho más rápida si se utilizan apósitos de calidad, como los que tenemos en PolyMem.
  • Reduce las cicatrices. No solo ayuda a una cicatrización más rápida, también hace que las marcas sean menos visibles tras la recuperación.

En PloyMem tenemos muchos tipos de apósitos diferentes. Gracias a la variedad de formas, es posible encontrar el apropiado para cada parte del cuerpo. Si buscas los más indicados para los posoperatorios, en la sección “Surgical” encontrarás las que estás buscando.