Seleccionar página

El verano del amor… y de las infecciones de transmisión sexual

Una canción actual habla así del verano: “Si hay sol hay playa, si hay playa hay alcohol, si hay alcohol hay sexo, si es contigo mejor…”
Verano, calor, aumentan los contactos sexuales y con ellos, las infecciones de transmisión sexual (o ITS). Hoy haremos un repaso de las más habituales y cómo prevenirlas para evitar que el verano del amor se convierta en el de las infecciones de transmisión sexual.

¿Qué son las ITS?

Las siglas ITS se emplean para referirse a las Infecciones de Transmisión Sexual, las que, como su nombre indica, se transmiten entre otras formas, por medio de las relaciones sexuales (anales, vaginales u orales) y pueden ser causadas por bacterias, virus, hongos, parásitos y protozoos.
Existen más de 30 infecciones de transmisión sexual producidas por bacterias, virus, hongos, protozoos y por artrópodos. Estas infecciones pueden producir una serie de síntomas clínicos que se engloban dentro de los siguientes síndromes:

  • Vulvovaginitis: Se trata de una inflamación de los genitales externos y de la vagina en la mujer. Se puede manifestar por picor, aumento del flujo o cambio en las características del flujo, escozor o dolor espontáneo o durante la penetración vaginal.- Uretritis: Se caracteriza por la aparición de secreción por la uretra junto con escozor al orinar. La causa más frecuente es infecciosa.
  • Cervicitis: Inflamación del cuello del útero en la mujer. Puede ser de causa infecciosa o mecánica por el uso de un dispositivo intrauterino (DIU). Se puede manifestar por alteración del flujo, dolor o sangrado con la penetración vaginal, alteración de la regla, escozor al orinar.
  • Balanitis: Inflamación del glande.

ITS más frecuentes

Producidas por bacterias:

  • Gonorrea: Los síntomas pueden aparecer entre los 2 a 7 días (o incluso más) del contacto sexual genital, oralgenital o rectal. Más del 50% de las mujeres y entre el 5 al 25% de los varones no presentan síntomas. Infección genital: se caracteriza por secreción amarillenta y espesa junto con molestias al orinar. Infección faríngea (garganta): suele ser asintomática pero puede presentar molestias faríngeas.
  • Clamidia: Con frecuencia no produce síntomas. Si estos aparecen, se manifiestan entre 7 y 21 días tras el contacto sexual. En el hombre: secreción clara y transparente acompañada de molestias al orinar (uretritis no gonocócica) En la mujer: aumento de flujo, alteraciones de la regla o sangrado tras la relación sexual.
  • Sífilis (Treponema Pallidum): La sífilis es una infección crónica generalizada, que suele ser de transmisión sexual, y en la que se alternan periodos de actividad interrumpidos por periodos de latencia. En la mayoría de los casos la transmisión de una persona a otra se produce por contacto sexual (oral, vaginal, anal) con una lesión sifilítica. Aparece alrededor de 20-40 días después del contacto sexual, una úlcera o chancro indolora, con bordes sobreelevados, en la zona que estuvo en contacto con la zona lesionada, junto con una inflamación de un ganglio regional. Desaparece entre 6-8 semanas y es lo que conocemos como sífilis primaria. Si no se trata la infección puede pasar a otra etapa que conocemos como sífilis secundaria en la que se puede producir una erupción en la piel, incluidas las palmas de las manos y las plantas de los pies (cuyas lesiones son muy contagiosas).

Infecciones producidas por virus:

  • Herpes genital: Pequeñas ampollas (perladas como cabezas de alfiler) o úlceras dolorosas cuya localización variará según la práctica sexual que ha producido la infección (primoinfección): vaginal, anal o bucogenital. Cuando la lesión desaparece, el virus queda latente en el organismo.
  • Virus del papiloma humano: En la mayoría de los casos, la infección es asintomática. Puede aparecer entre 1 y 20 meses del contacto sexual (en los órganos genitales, anales y orales) unas lesiones irregulares, verrucosas con aspecto de coliflor, aunque también pueden presentar una forma plana.
  • Virus de la inmunodeficiencia humana: produce el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA). El VIH puede transmitirse por vía parenteral, sexual y vertical (de madre a hijo a través de la placenta, en el momento del parto o a través de la leche
    materna). Tras la práctica de riesgo deben pasar 3 meses para que se detecten los anticuerpos.

Infecciones producidas por hongos:

  • Candidiasis vaginal: en mujeres el hongo Candida es flora vaginal, no se considera una ITS. En el hombre, sin embargo, tras prácticas de riesgo, se considera la balanitis por hongos como una ITS.

Infecciones producidas por parásitos:

  • A modo de mención, consideramos como tal la Trichomona vaginalis, los piojos púbicos o ladillas y la sarna.

Tratamiento de las ITS

Las infecciones de origen bacteriano se tratan con antibióticos en monoterapia o combinados, de cara a reducir resistencias bacterianas.
Las infecciones víricas son más complejas, ya que implican antivirales, antirretrovirales de por vida en el caso del VIH u observación o tratamiento quirúrgico en el caso del papiloma humano.
En las infecciones por hongos el tratamiento son antifúngicos, orales o tópicos, y por último en el caso de los parásitos, emplearemos la família de antiparasitarios o medidas físicas como el corte de vello púbico.
Esperamos haber aclarado y sido didácticos con el post de hoy, y queremos finalizarlo con un mensaje: el mejor tratamiento es la prevención. Unas prácticas sexuales seguras, con métodos de barrera como los preservativos, proporcionan la seguridad precisa para disfrutar de las relaciones sin riesgos innecesarios.

También puedes leer:

Entrada anterior: Lesiones por radiación

0
CARRITO
  • No products in the cart.