En la entrada de hoy seguimos hablando de dolor. Después de repasar los tipos e implicaciones del dolor en la entrada anterior, hoy nos centraremos en la fisiopatología y tratamiento del mismo, principalmente del nociceptivo, siendo los apósitos Polymem un adyuvante en el tratamiento.

dolor nocioceptivoFisiopatología del dolor nociceptivo

Generalmente, tras un estímulo físico (impacto, temperatura) de los nociceptores, se produce una transmisión del estímulo mediante fibras nerviosas de tipo A o C. Esto suele ser una transmisión simultánea, siendo las fibras A de tipo rápido y las C de tipo lento y una reacción inflamatoria local.

Pero, ¿qué pasa cuando se activan los nociceptores?

Se producen una serie de señales electroquímicas, mediadas por neurotransmisores, que a través de los canales de sodio (Na) (activados por la liberación de pequeñas cantidades de Na del interior de la célula) viajan hasta las sinapsis nerviosas, y de ahí a través de las fibras nerviosas. El sodio, junto con otros minerales, es clave en la modulación del dolor.

La existencia de dos fibras de diferente velocidad de transmisión explica el “fenómeno de dos dolores”: al activarse un estímulo nociceptivo, las fibras A transmiten el dolor agudo, provocando un impulso de retirada, y posteriormente las C transmiten su información dejando una sensación de dolor sordo y persistente.

Además, posteriormente a la fase aguda se produce una inflamación del tejido, detectado por los nociceptores, y manteniendo de esa manera el dolor en la lesión.

La persistencia de inflamación posterior a la fase aguda y la presencia de neurotransmisores, principalmente glutamato, pueden ser causa de cronificación del dolor nociceptivo.

Tratamiento del dolor nocioceptivo

El dolor se puede tratar, mediante fármacos o bien mediante otras terapias.

La farmacoterapia del dolor implica entender si el dolor está en fase aguda o crónica. Se utiliza principalmente fármacos analgésicos no opioides en la fase aguda. Posteriormente se realiza la terapia siguiendo la escalera analgésica de la OMS, diseñada al inicio para dolor oncológico, si el dolor se intensifica o cronifica.

Las otras terapias del control del dolor abarcan desde la estimulación mediante electroimanes, ondas electromagnéticas, la aplicación de agujas de acupuntura o la toma de suplementos nutricionales.

Polymem y el dolor

Dentro del control del dolor que explicamos que aportan los apósitos Polymem, la clave de su efecto analgésico es que atraen y absorben los iones sodio del exudado de la herida, inhibiendo los canales de sodio, bloqueando así la transmisión por las fibras nerviosas A y C que recogen la sensación nociceptiva de la zona dañada.

Una ventaja más de nuestros apósitos, además de las que podéis encontrar en nuestra web.

 

Puedes leer también: PolyMem Dedo: Más Curación, Menos Dolor

 

Banner productos Polymem

Abrir chat
0
CARRITO
  • No products in the cart.