La amputación de un dedo no significa necesariamente la pérdida de este. La manera en la que se actúa en los minutos sucesivos y los cuidados tras el reimplante son puntos clave para la recuperación del miembro. ¿Qué hacer ante esta situación?

amputación de un dedo

¿Qué hacer ante la amputación de un dedo?

La recuperación del miembro separado del cuerpo es posible en muchos casos. Tener claro cómo actuar ante esta situación puede ser de gran ayuda para la recuperación estética y funcional del dedo. Estos son los pasos que se deben seguir ante tal eventualidad.

Tranquilizar al afectado

La situación a la que se enfrenta el afectado ante la amputación de un dedo puede causar shock emocional. Son habituales los mareos y desmayos. Por lo tanto, el primer paso será tumbar al herido para evitar que se desplome y se produzca más lesiones.

Mantener la extremidad en alto

Es importante mantener la extremidad del herido en alto. El sangrado es muy intenso en esta situación y esta posición minimiza la pérdida de sangre. 

Llamar a emergencias

Durante esos primeros segundos de atención, es imprescindible llamar a emergencias. Cuanto antes se realice la llamada antes llegarán para hacerse cargo de la situación. 

Lavarse las manos

Si existe la posibilidad de lavarse las manos y colocarse guantes de látex para atender al herido, debe hacerse. En caso de no tener esta opción, una bolsa o una tela limpia pueden ser de ayuda. En una herida de estas características el riesgo de infección es muy alto.

Retirar objetos de la herida

Si hay objetos visibles en la herida, como restos de metal, piedras, tela, o cualquier otro deben quitarse con cuidado. Preferentemente con unas pinzas esterilizadas. 

Presionar la herida 

Con una gasa limpia, puede ser una tela limpia en su defecto, se debe presionar la herida hasta la llegada de los servicios de emergencias o durante 15 minutos, lo que ocurra antes. Si la sangre gotea por la tela o gasa, hay que aplicar una nueva sin quitar la anterior. Cuando el sangrado es muy intenso hay que ejercer presión hasta que llegue la ayuda. 

Importante ante la amputación de un dedo

Mientras una persona atiende al herido, otra debe localizar el miembro amputado. Es importante la manipulación cuidadosa. Han de utilizarse, preferentemente, guantes de látex esterilizados. Si no es posible, una tela o bolsa de plástico limpias servirán. Si no está accesible o su recuperación representa un peligro, es preferible informar a las autoridades cuando lleguen al lugar y que ellas se encarguen. 

Conservar el dedo amputado

Es comprensible que las circunstancias no sean las más propicias, pero en la medida de lo posible debe lavarse el dedo con agua si está sucio. Solo con agua. Después hay que introducirlo en un recipiente estéril o al menos limpio y cerrarlo con la tapa. Se debe preparar otro recipiente mayor con agua y hielo a parte iguales e introducir el bote en el interior. Es la mejor manera de conservarlo

Las posibilidades de reimplante ante la amputación de un dedo son muy elevadas en muchos casos y prácticamente nulas en otros. Esta valoración debe realizarla un experto, así que hay que hacer todo lo posible por conservarlo. El afectado agradecerá en gran manera ese esfuerzo. El siguiente reto es la recuperación tras la intervención. Un correcto vendaje acelerará el proceso de cicatrización y preservará de infecciones.

Puedes leer también: PolyMem Dedo: Más Curación, Menos Dolor

Comprar apósitos PolyMem para dedos