En un artículo anterior te hablamos de la epidermólisis ampollosa, un término que se refiere a una serie de trastornos hereditarios de fragilidad de la piel. Aunque existe un amplio grupo, se suelen clasificar en estos 4 principales: Epidermólisis ampollosa simple, Epidermólisis ampollosa juntural, Epidermólisis ampollosa distrófica y Síndrome de Kindler. Es una enfermedad muy molesta, ya que aparecen ampollas y erosiones, tanto en la piel como en las membranas mucosas. Además, vienen acompañados estos síntomas de pequeños traumatismos diarios. Te explicamos a continuación cómo utilizar los apósitos PolyMem en la epidermólisis ampollosa en detalle.

Cómo utilizar los apósitos PolyMem.

Los apósitos PolyMem se pueden emplear en todos los casos de epidermólisis ampollosa, siempre que exista una herida abierta. Cuando la piel esté especialmente vulnerable y se sospecha que puede producirse una herida, una vez colocado el apósito, se puede emplear o bien PolyMem o bien PolyMem Max, este último se trata de una versión que cuenta con un mayor grosor y es más absorbente.

Salvo que un médico indique lo contrario, lo ideal es utilizar primero PolyMen, aunque es posible que el especialista recomiende la aplicación de PolyMen Silver si está infectada la herida. Se recomienda usar este apósito por un máximo de dos semanas.

Cuando se coloque es necesario prestar atención al texto que está escrito en la película protectora: THIS SIDE OUT ”(ESTE LADO HACIA AFUERA). Lo importante es que compruebes que la película de protección quede hacia fuera. Cuando utilices PolyMen WIC, que no cuenta con plástico exterior, es indiferente en qué lado lo coloques, puesto que no cuenta con película de protección.

Hay que tener en cuenta que debido a la composición del apósito es posible que durante las dos primeras semanas compruebes que existe un aumento del fluido de la herida. Así que, lo más conveniente podría ser utilizar primero PolyMen Max.

epidermólisis ampollosa

Información interesante sobre los apósitos PolyMem en la epidermólisis ampollosa

Toma nota de estos dos consejos a la hora de usar los apósitos PolyMem en la epidermólisis ampollosa:

  • Fijación. Es posible emplear diferentes métodos de fijación, será necesario tener en cuenta en qué parte del cuerpo se van a colocar y los materiales de fijación con los que se cuente. Algunos de estos materiales son las prendas de retención, la cinta de silicona o el vendaje tubular. Se debe tener cuidado con lo que se emplea, ya que si se desprende el apósito quedaría en contacto con la piel.
  • Cambio del apósito. Es necesario cambiar el apósito cuando se perciba el contorno de la herida en el exterior del apósito. Lo normal es que se haga una vez al día, pero en ocasiones, si hay un exudado considerable, puede ser necesario hacerlo dos veces cada día, suele ocurrir a lo largo de la primera o la segunda semana. Cuando se necesite un uso prolongado se recomienda PolyMem Max. Si hay muchos fluidos, usar PolyMem WIC debajo de otro apósito PolyMen.

Ahora ya sabes cómo utilizar los apósitos PolyMem en la epidermólisis ampollosa.