Seleccionar página

Antisépticos, los aliados contra la infección

En el post del blog de hoy nuestro tema será el de los antisépticos, en el que repasamos los diferentes tipos, sustancias, su utilidad y necesidad de utilizarlos.

Su uso está muy extendido, pero ¿sabemos utilizarlos de forma adecuada? ¿son compatibles con determinados apósitos?antiseptico_antimicrobiano

Hoy vamos a intentar arrojar luz y desterrar usos inadecuados.

¿Qué son los antisépticos?

Los antisépticos (del griego anti, contra, y sépticos, putrefacto) son sustancias antimicrobianas que se aplican a un tejido vivo o sobre la piel, para reducir la carga vírica, bacteriana y fúngica del tejido y evitar la colonización e infección del mismo.

Entre las características más comunes de los antisépticos se encuentran:

  • Amplio espectro de acción
  • Efecto rápido y duradero
  • Actividad en presencia de líquidos y material orgánico
  • Inocuidad local y sistemica

Los antisépticos se usan para disminuir la colonización de microorganismos y así evitar la infección, sobre todo en dos situaciones: heridas abiertas y procedimientos invasivos (canalización venosa, intervención quirúrgica, etc.)

¿Cómo funcionan los antisépticos?

El mecanismo de acción de cada antiséptico es diferente, pero hay cinco mecanismos de acción principales:

  • Desnaturalización de proteínas: pérdida de la estructura tridimensional de las proteínas, quedando limitada su funcionalidad.
  • Rotura de pared celular: al quedar expuesto el interior de la célula patógena, se pierde la homeostasis interna.
  • Eliminación de grupos sulfhidrilos: la reducción de grupos sulfhidrilos resulta en una menor atenuación del efecto de los radicales libres.
  • Antagonista químico: se inactiva la respuesta, no por la ocupación competitiva de los receptores, sino por inactivación química entre ambas substancias.
  • Oxidación: efecto potenciado de los radicales libres.

Antisépticos más comunes

Los antisépicos más comunes actualmente son el alcohol etílico, el yodo y derivados y la clorhexidina.

De elección por rapidez, espectro y permanencia, sería la clorhexidina.

datos

Extraído de L. del Río-Carbajo et al. Tipos de antisépticos, presentaciones y normas de uso. DOI: 10.1016/j.medin.2018.09.013

Los antisépticos desempeñan un papel importante en la prevención de la infección asociada a los cuidados sanitarios. Es necesario conocer sus características diferenciales (especialmente espectro, latencia y efecto residual) para emplear el más adecuado, y en el modo más adecuado, en cada situación.

¿Cuándo utilizar un antiséptico?

En líneas generales, los antisépticos se pueden utilizar para la desinfección de piel sana previamente al acto quirúrgico, inserción de catéteres, etc.

También se pueden utilizar en pequeñas erosiones o quemaduras leves, pero no en grandes lesiones por la absorción sistémica o la citotoxicidad.

Por último, otra de las aplicaciones habituales sería la del lavado de manos, principalmente con las presentaciones jabonosas de algunos antisépticos.

PolyMem y los antisépticos

En el manejo de la infección de la lesión, junto con la aplicación de un antiséptico o la administración de antibioterapia, el apósito es clave también.

En el caso de PolyMem, el uso de antisépticos se puede realizar solamente al inicio del tratamiento, ya que una vez la herida ha sido limpiada inicialmente, no es necesario volver a limpiar la herida en los cambios de apósito.  La primera colocación del apósito debe de ser cuando el antiséptico ya está seco para evitar saturar el apósito.  Los componentes de PolyMem se activan con la propia humedad de la herida y será el surfactante el agente activo que mantendrá la herida limpia durante todo el proceso de cicatrización.  Además, PolyMem tiene presentaciones con plata –  la plata tiene comprobadas propiedades antimicrobianas – que actúa como un antiséptico integrado en el apósito encargado de la reducción y eliminación de la carga bacteriana de la herida.

 

 

Abrir chat
0
CARRITO
  • No products in the cart.