Seleccionar página

Accidentes laborales: el trabajo también lesiona

Enfermar o lesionarse mientras realizas una actividad laboral puede ser un evento traumático. Además, en nuestro país, estas contingencias no están cubiertas por la Seguridad Social, y se rigen por un sistema de mutuas y coberturas asociadas a las empresas. Hoy hablamos de lesiones en el trabajo, cuales son las más comunes y nos centramos en lesiones en mano y dedos.

¿Qué es un accidente laboral?

“Un accidente laboral es todo evento repentino que sobrevenga por causa del trabajo, y que genere en el trabajador una lesión grave, una invalidez, una patología crónica o hasta el deceso de un trabajador.”

“Es además accidente de trabajo ese que sucede a lo largo de la ejecución de directivas del empleador a lo largo de la ejecución de una tarea bajo su autoridad, aún fuera del sitio y horas de trabajo (yendo o volviendo del trabajo). Se llama accidente in itinere al que sobrevenga a lo largo del traslado del trabajador a partir de su residencia al sitio de trabajo o a la inversa, a condición de que el recorrido no hubiera sido interrumpido por causas particulares.”

El anterior texto, extraído de diversas fuentes, resume en vocabulario legal que los accidentes laborales son los ocasionados en representación o en acción para la empresa para la que el trabajador desempeña su labor. Existe una normativa específica, así como una serie de coberturas a través de mutuas.

¿Qué tipos de accidentes hay?

Los tipos más comunes y habituales son:

  1. Caídas
  2.  Laceraciones o amputaciones
  3.  Intoxicaciones
  4.  Electrocuciones
  5. Accidentes de tráfico

Como las lesiones producidas pueden ser muy extensas y variadas, abarcando diferentes órganos y grados de gravedad, queremos centrarnos en las lesiones más habituales.

Uno de los órganos más afectados o frecuentemente lesionados son las manos y los dedos, ya sea a través de cortes o contusiones, incluso fracturas.

Pueden ocurrir como consecuencia de un golpe directo, una lesión punzante o una caída, o por torcer, sacudir, aplastar o doblar la extremidad en forma anormal. También pueden producirse hematomas o inflamación posterior a la lesión, así como heridas secundarias. En la mayor parte de los casos, las lesiones de mano y dedos deben estudiarse, ya que es la zona anatómica con mayor funcionalidad y precisión para realizar movimientos finos y las lesiones aparentemente leves pueden afectar a la funcionalidad futura.

Polymem y las lesiones en dedo

En los accidentes laborales y lesiones secundarias, principalmente en dedos, los apósitos Polymem pueden ayudar en la recuperación.

Como hemos mencionado anteriormente, en los post sobre dolor (insertar enlace), el alivio que ofrecen los apósitos es un valor añadido. Reducen la sensación nociceptiva, así como el edema y hematoma local desde la primera aplicación, incluso si no existe una lesión abierta en la zona. Por otro lado, existen versiones conocidas como Polymem dedo con forma anatómica de dedo, adaptables y conformables, especialmente diseñadas para su aplicación en lesiones traumáticas y heridas en esta zona anatómica

También puedes leer:

Entrada anterior: Lesiones por radiación

0
CARRITO
  • No products in the cart.