La pérdida de elasticidad en la piel, el exceso de grasa y la falta de tonicidad en los músculos del abdomen, puede solucionarse gracias a una intervención quirúrgica llamada abdominoplastia. A continuación, te indicamos en qué consiste  esta operación, detallando todos los pasos y otros datos de interés.

Qué es la abdominoplastia

La abdominoplastia se lleva a cabo con técnicas avanzadas que reducen el tiempo de la intervención, la recuperación y las cicatrices. Lo último es muy importante, ya que en la mayoría de los casos esta operación se realiza por motivos estéticos y no se desea que quede ninguna evidencia a la hora de presumir de abdomen plano.

Por medio de esta cirugía se elimina el exceso de piel y de grasa que se acumula en el abdomen. Generalmente, tras una pérdida de peso considerable, la piel pierde elasticidad y se queda literalmente colgando. Esta intervención elimina el exceso de piel, dejándola firme y tersa.

Por otro lado, se elimina la grasa que se acumula bajo la piel del abdomen. Realizando una incisión en la parte superior del pubis se accede a esta grasa. Esta se elimina antes de volver a cerrar cuidadosamente la herida de manera que se quede tapada por la ropa interior o bikini.

Otro de los efectos deseados en una abdominoplastia es la recuperación de la tonicidad muscular, como la que pierden algunas mamás durante el embarazo. La intervención también puede ser una ayuda para recuperar las funciones propias de estos músculos.

Qué envuelve una abdominoplastia

El tiempo de la intervención es largo, entre 2 y 4 horas aproximadamente. Todo depende de la cantidad de grasa y piel a eliminar, así como del contorno de cintura del paciente. Las expectativas del cliente y las recomendaciones del doctor son uno de los motivos por los que la operación se puede prolongar hasta las 4 horas.

Para llevar a cabo la operación es necesaria sedación. Normalmente se utiliza la anestesia general o la epidural, y sedación. Después de la operación es necesario pasar en el hospital uno o dos días. El periodo de recuperación será mayor, de dos semanas a dos meses aproximadamente.

abdominoplastia

Datos sobre la abdominoplastia

Una operación de abdominoplastia dará como resultado un vientre plano, más firme y también una cintura estrecha. También es habitual completar la intervención estética con otras cirugías, como de contorno corporal o un aumento de pecho.

Tras una intervención de este tipo se pueden notar molestias y falta de elasticidad. Con el tiempo estas molestias irán desapareciendo. Los resultados serán evidentes desde el primer momento, aunque con el tiempo irás viendo mejoras ya que las heridas subcutáneas irán cicatrizando. Las inflamaciones se reducirán con el tiempo, aunque puede hacer falta el uso de algún medicamento prescrito por un médico. Para que los resultados no se echen a perder, has de llevar una dieta sana, baja en grasas y practicar deporte.

La abdominoplastia no es un método para la pérdida de peso, debe realizarse una vez se tenga el peso deseado. Las mujeres que han sufrido una dilatación excesiva, las personas mayores o los que han perdido mucho peso, y ya no tienen tonicidad en la piel del abdomen, pueden beneficiarse de esta intervención.